La unidad S2 TMR fue construida en los cuarteles generales de Rallyart Europe bajo la atenta supervisión del jefe Andrew Cowan y los cuidados del Ingeniero Bernard Lindhauer, además de mucha más gente, el jefe de mecánicos de Ralliart europe decía que sumando todos los procesos separados de construcción una unidad en total podía llevar más de 7000 horas de trabajo manual, quizás por eso fuero intratables durante tanto tiempo.

La unidad se construyó entre octubre y Noviembre de 1998 como “Tarmac specification” por ello fue uno de los más ligeros que se contruyeran , pesaba sin rueda de repuesto ni líquidos no consumibles 1190 kg, lo que hacia que se hubiera de lastrar con cubrecarters de kenya y lastres en diferencial trasero para llegar al peso mínimo.

Participó en su primer rally en el Montecarlo del 99 donde se estrenó ganando con el gran Makinen a los mandos que lo llevaría todo ese año 99 despues vinieron Cataluña 99 y Tour de Corse, donde hizo tercero y sexto respectivamente donde tuvo que lidiar con los temibles xsara de Bugalky y Puras que infringieron un serio correctivo al elenco de los consagrados y mágicos pilotos mundialistas haciendo que muchos acabaran humillados e irritados ante tal ofensa.

Acabada pues la temporada de asfalto el coche se remozó por completo y transformo a “Ligth Gravel specifications” y se estrenó en New Zeland con otra victoria como hizo en Montecarlo, lo que hace de el un “double wining car” siendo muy dificil encontrar una unidad que tenga dos victorias en una misma temporada, para acabar el año Makinen se alineo con el en Australia donde el coche conseguiría su cuarto podio con otro tercero como en el Rally de España, con un total de nada mas y nada menos que 5 participaciones en el 99 de un total de 14 siendo el coche mas utilizado por el tetracampeón del mundo en aquel año.

El coche se utilizó como coche de test en el invierno del 99 al 2000 y amén de la poca competividad de Loix se alineo durante el 2000 como “ligth gravel unit” en Argentina y Australia a los mandos de Loix, pese a ser especificaciones 99 y no 2000 como ya utilizaba Makinen.

En Australia el coche tubo una salida de pista que pese a no ser muy grave y teniendo en cuenta las 7 inscripciones mundialistas que ya llevaba sobre el chasis, se desmonto y se preparó como show car de Phillip Morris evidentemente sin mecánica para facilitar el trasporte y con specificaciones de tierra.

El coche se envio a la base de Marlboro en Belgica donde tras ser feriado por toda Europa acabó descansando de su ajetreada vida , olvidado en un lúgubre almacen tras un enorme autobús de dos pisos Londinense.

En 2005 alguien decide vaciar el almacen y aparecío con dos dedos de polvo el viejo guerrero que tras una intermediación de un asturiano con familia en Belgica acabó en manos de su actual propietario quien tras mucho esfuerzo le devolvió su tan merecido esplendor y gracias al cual hoy hemos podido publicar este reportaje.

Conducir un coche de estas caracteristicas siempre es un autentico placer para los sentidos. Las prestaciones son increibles, la efectividad con la que acelera, frena y entra en las curvas ... deja sin aliento a cualquiera. Poco más se puede decir, su palmarés habla por si solo, es un auténtico coche de rallyes.

Gracias a su propietario por habernos permitido disfrutar de la montura y publicar este reportaje.

 

Nacho Sanchis - isracing.es