Estimados amigos, con motivo de la publicación del 2º número, de la revista IS Racing, he preparado un artículo, en el cual os explicare la labor de un copiloto.

Evidentemente esto no es un dogma de fe, sino, lo que yo considero básico y fundamental para realizar la labor de copiloto lo más digno y profesional posible.

Quiero aclarar, que soy de los que pienso aquello de que....”Cada maestrillo tiene su librillo”, por lo tanto como antes dije, esto no es dogma de fe, sino una serie de sugerencias, que por mi experiencia, considero que puede servir de guía para aquellos de vosotros que queréis ser copilotos, o ya lo sois y podéis, con estas directrices, mejorar en vuestra profesión.

De nuevo muchas gracias por acordaros de mí, esperando que este articulo sea de vuestro agrado.

Nota: Quiero agradecer, a los hermanos Diego y Rodrigo Sanjuan, su inestimable ayuda y colaboración, así como la aportación de todo tipo de documentos y plantillas, además de contar con el relato de sus muchas e importantes experiencias como copilotos profesionales, ya que sin esta contribución y desinteresado apoyo, este articulo no hubiera sido posible.

Muchísimas gracias Campeones!!!!

Antonio Boto.

Un piloto debe tener unas condiciones innatas muy marcadas, además de otros factores como el dinero y disponer de tiempo libre. Pero sobre todo debe poseer un don natural al volante. Como se dice, piloto se nace.

El caso del copiloto es distinto, ya que si es cierto que se deben tener unas cualidades naturales tales como:

Ser valiente, no necesariamente un héroe.

Servicial, siempre dispuesto a ayudar al piloto.

Capacidad de organización, ya que en muchos casos somos los copilotos los encargados de la logística del equipo.

Ser ordenado, ya que al tener siempre un espacio muy reducido, tener las cosas en su sitio ayuda en momentos difíciles o de extrema tensión.

Tener cierta habilidad para tomar y cantar las notas (aunque este último apartado se va adquiriendo con la práctica y el esfuerzo)…

Otras cualidades muy valoradas que se deberían poseer para poder practicar con mayores garantías un deporte como este son:

- Pasión por este deporte.
- Capacidad para afrontar los momentos difíciles sin ponerse nervioso, para dar la máxima tranquilidad al piloto.
- Confianza y compenetración con el piloto.
- Tiempo libre.
- Capacidad de sacrificio.
- Ser constante en el trabajo.
- Poco peso (No es condición indispensable), y una buena forma física.
- Cierta independencia familiar.
- Conocimiento de idiomas

Por tanto, después de ver estas características es bastante cierto, pero no exacto, que: “piloto se nace, y copiloto se hace”.

Los rallys es un deporte individual que se disputa en equipo. El piloto se limita a conducir, mientras que el copiloto se encarga de todo lo demás. Por lo general, los pilotos suelen acaparar la popularidad, por consiguiente, los copilotos suelen tener un papel secundario, cuando en realidad en ellos recae en gran medida, el éxito o fracaso del equipo. El trabajo de un copiloto debe ser riguroso, preciso y metódico. Una nota mal cantada, un pequeño error en el control de los tiempos o de mala interpretación del Road-Book, puede llevar al fracaso todo el trabajo y esfuerzo del equipo.

¿Qué hace el copiloto?

Muchos piensan que el copiloto de rallys, SOLO se encarga de "cantar" las notas al piloto, pero hay que tener en cuenta que, por ejemplo, en un rally de 12 horas, únicamente corresponden a tramos cronometrados 1 o 2 horas, Por eso hay que indicar que su labor va mucho más allá, y es que la función del copiloto es fundamental para el éxito de un equipo de rallys. Entre las funciones básicas están:

- Guiar a su piloto por las carreteras en tramos de enlace

- Adoptar posturas y responsabilidades teniendo en cuenta que en nuestra decisión un error podría tener consecuencias desfavorables para el equipo.

- Cumplir con los controles horarios fijados por los organizadores.

- Controlar las normas a seguir, vigilar el margen de tiempo del que disponen los mecánicos para los trabajos de revisión y reparación etc.

- Actuar de psicólogo, espía, estratega... en fin todo aquello que pueda librar al piloto de tareas que no sean exclusivas de la conducción.

- Dentro del vehículo en tramo cronometrado, cantar las notas en el momento exacto con voz clara, alta y resaltando los posibles peligros. Controlar las temperaturas, presión de aceite, soplado de turbo etc. Animar o parar al piloto, de forma muy sutil, según como lo veamos.

También podríamos definirlos como administrativos, pues se encargan de los trámites burocráticos del antes, durante y después de un rally (Inscripciones, verificaciones, reservas de hoteles, es decir, toda la planificación previa a la carrera)