Me inicié como copiloto, por que me gustaba hacer ese trabjo y, además, tuve la suerte de copilotar a pilotos de los que aprendí mucha cualidades, esfuerzo, dedicación, humildad y saber en todo momento lo que quería y por que lo hacia. En el año 1976, empecé a correr con José Manuel Hernández-Pedroche (tristemente fallecido en un accidente en el Rally Platja d´Aro) a los mandos de un SEAT 1800 DDAUTO, vehículo desarrollado por los hermanos Villacieros con el que hicimos dos tempordas. En 1978 fiche por el Equipo Citroën, con “Rizos” Muñoz, y posteriormente corrí con Pablo de Sousa (Campeones de España 79 y 80 con los SEAT oficiales Grupo 1 y Grupo 2).

En el año 81 alterné copilotaje con Eduardo Augustin (ex oficial de Peugeot corriedo el PPR) y con César Perejoan (Porsche 911 Favolini) en los rallyes puntuables para el Campeonato de Europa que secelebraron en España. También corrí algunas carreras con José Antonio Zorrilla (SEAT Grupo 1) y Jaime Sanz de Madrid (Ferrari 308 GTB y
Porsche 911 Favolini).

En el Rally Valeo de 1983, Carlos Sainz tuvo un fuerte accidente y Juanjo Lacalle (su copiloto hasta el momento) decidió dejar las carreras. Fue entonces cuando Sainz contacto conmigo. Yo ya conocía a Carlos porque teníamos amigos comunes y, para mí, fue algo maravilloso ya que su exitosa carrera estaba comenzando y las expectativas de hacer algo importante estaban ahí.

Así fue como, en la temporada de 1984, me senté en el bacquet de la derecha junto a Carlos Sainz, corriendo con un Renault 5 Turbo con especificaciones Cèvennes (200 CV) de la Red de Concesionarios de Madrid. Participamos en el Campeonato de Castilla (ganándolo) y también hicimos dos pruebas del Campeonato de España, el Rally Guilleries y el Rally RACE-Costa de Alicante, en el que obtuvimos un magnífico 5º puesto, por delante de monturas muy superiores. Al final de la temporada 84, Renault España se puso en contacto con Carlos para correr por la marca y estrenamos ya el Renault 5 Turbo “Tour de Corse” en la última prueba del año, el Rally Valeo. A pesar de los muchos problemas que tuvimos, conseguimos la victoria.

El año 1985 fue para nosotros muy especial. Habíamos firmado por un “equipo oficial” y eso era algo grandioso. Y, además, a mitad de la temporada tendríamos la maquina ganadora de Renault, ¡el “MAXI”!

Paradójicamente, ese año no empezó muy bien para nosotros ya que, después de habernos tirado muchos días preparando el Rally Costa Brava, Carlos sufrió un ataque de apendicitis pocos días antes de la salida del rally y todo el trabajo se fue al garete. Bueno, no todo, ya lo aprovecharíamos al año siguiente, pero en aquel momento fue una gran desilusión.

En la temporada 1985, corrimos principalmente con el Renault 5 Turbo “Tour de Corse”, aunque también pudimos realizar varios rallyes con el impresionante Renault 5 Maxi Turbo, un coche todavía más potente, exigente y difícil de pilotar. Tras intensas jornadas de trabajo durante la pretemporada para encontrar la puesta a punto adecuada, el “Maxi” fue nuestro coche durante todo el año 1986. Con aquella “bestia” ganamos en los rallyes de Sierra Morena, El Corte Inglés y Valeo, pero no pudimos acabar en el Rally Costa Blanca, en Llanes y en San Froilán, impidiéndonos ganar un Campeonato que disputamos “a muerte” con Salvador Serviá.

Tras la prohibición de los Grupo B en la temporada de 1987, tomamos la decisión de fichar por el equipo oficial de Ford España, que nos ofrecía correr con un Ford Sierra RS Cosworth Grupo A y nos aseguraban la participación en varias pruebas del Mundial. Con el Sierra Cosworth superamos las mejores expectativas, ganando en los rallyes Caja Alicante, Llanes, Corte Inglés, Islas Canarias, Príncipe de Asturias, San Froilán y Valeo, proclamándonos así Campeones de España ese año.



Con respecto al Campeonato de Mundo, corrimos Portugal, rally en el que estuvimos entre los mejores, pero una avería nos hizo abandonar. El Tour de Corse, rally que terminamos en séptima posición, delante de los Sierra de Blomqvist y Oriol, realizando cronos muy buenos. Preparando Sanremo, tuvimos que volvernos a España, para luchar por el Cto. De España, objetivo principal del equipo Ford España, y por ultimo, el mítico Lombard RAC Rally, que finalizamos en una excelente 7ª posición y siendo galardonados como mejor equipo extranjero y yo recibiendo el trofeo de mejor copiloto de esa edición. En el año 1988, fui contratado por Opel España para dirigir el Departamento de Competición, puesto que ocupé hasta finales de 1992, lo que me obligó a dejar temporalmente “el baquet de la derecha”.


PALMARES ANTONIO BOTO